¿QUIEN ENTIERRA AL MUERTO? (24 de Mayo de 2016)

Un texto que redacté en el primer aniversario de las elecciones municipales de 2015, y que viene al dedo para, viendo la situación por la que pasan hoy los llamados partidos emergentes, Podemos y Ciudadanos, ambos en proceso cercano a su extinción, me apetece volver a recordar. Aprovecho en él de comodín a Ciudadanos por Benidorm, el gran vencedor de aquellas elecciones para que, al igual que sucede hoy a los de Iglesias y Rivera, se vea el paralelismo de que son siempre los propios integrantes, normalmente henchidos de ínfulas, inexperiencia y precipitación, los que acaban por fagotizar su propio proyecto. El enemigo en política es siempre el que está a tu lado, el de enfrente es sólo el adversario.

¿QUIEN ENTIERRA AL MUERTO? (24 de Mayo de 2016)

Leopoldo Bernabeu

Hoy se cumple el primer aniversario de unas elecciones municipales que se supone iban a ser la palanca de cambio para este país y también para Benidorm. A nivel nacional vemos como esos nuevos partidos que tanto tenían que contribuir a que las personas confiáramos de nuevo en la política y en los políticos, casi para lo único que han servido es para confirmar que la democracia sigue siendo el menos malo de los sistemas que debemos respetar.

No creo que nadie ponga en duda que este país todavía llamado España, tenía la obligación de dar un golpe en las urnas y decirle al bipartidismo, a través del voto de castigo que supone dárselo a otras formaciones, aunque sea con la nariz tapada, que tenían que modificar la inmensa mayoría de sus dogmas. No se ha conseguido. Los dos grandes partidos siguen haciendo y actuando de la misma manera que en los últimos  años, empeñados en demostrar la incapacidad de unos, primero, y la ineficacia de los otros, después. Era de esperar, ¿porque cambiar aquello que tan bien ha ido a unos pocos durante tantos años?.

Oportunidad perdida, fracaso estrepitoso y contribución a que el voto vuelva a los de siempre, son, sin la más mínima duda, el resumen de lo que hoy, un año después de las elecciones y doce meses después de un grandísimo éxito electoral, las palabras que mejor resumen la situación de Ciudadanos por Benidorm, la formación política de la que fui Candidato a la Alcaldía de Benidorm, consiguiendo, como todos ustedes saben, la poderosa tercera posición, tan sólo detrás de los dos grandes y consiguiendo que tanto populares como socialistas vieran tambalearse sus cimientos. Nunca antes en democracia y en Benidorm, una formación política independiente había obtenido tan sorprendente resultado.

Es cierto que éramos un partido joven. Crecimos muy deprisa, tampoco había otra posibilidad, en 20 meses construimos un gran edificio con unos cimientos que quizás necesitaron más tiempo de fragua antes de seguir con los bloques hacia arriba. Luché porque mucha gente con currículum formara parte de aquella lista de 25, pero aunque encontré la palmada en la espalda y el apoyo decidido, también el No a entrar en política. Luego nos quejamos, pero hay que reconocer que todos, absolutamente todos, tenemos parte de culpa en que las cosas no cambien. Nos conformamos con que nos gobiernen aquellos a los que ni siquiera daríamos un puesto de trabajo en la empresa, aquellos que sabemos que han entrado en política porque han fracasado en todo lo demás, y así nos va.

Hoy, 24 de Mayo, Ciudadanos por Benidorm es un proyecto político que ha fracasado, y lo peor de todo, ha defraudado a sus afiliados, simpatizantes y votantes. Somos el ejemplo práctico de lo que nunca debe pasar. Aunque sea para mal, espero que nuestro triste ejemplo sirva para que los demás aprendan. Un grupo de personas que se conocían entre sí desde hacía poco tiempo, se unían a través de un cordón umbilical en torno a un líder y un proyecto. Hoy hace un año fue nuestro último día de éxito, al día siguiente, conseguido lo más difícil no supimos valorarlo y empezamos a destruirnos entre nosotros mismos, mostrando públicamente nuestros peores miserias, los más bajos instintos del ser humano cuando decide destruir a su prójimo, al más cercano, aquel al que se apoyaba sin fisuras. Una  situación efímera, basada sólo en la expectativa personal, que no conseguida, se torna en ataque furibundo lleno de odio. En tan sólo un año, la mayoría de quienes formaron parte de ese ilusionante proyecto se habían traicionado a sí mismos, sus principios y valores, arrastrando al fango con ello la ilusión de más de 3.000 vecinos que nos confiaron su voto.

Por eso hoy, 24 de Mayo, un año después del gran éxito de Ciudadanos por Benidorm en las urnas y convencido de que nuestra fuerza y nuestras ideas hubieran ayudado mucho en la prosperidad de una ciudad como Benidorm, que tanto lo necesitaba y lo sigue necesitando, vuelvo a pedir disculpas a todos nuestros votantes y afiliados ante este último capítulo bochornoso y lamentable que hemos dado.

Etiquetas

Publicidad

Comentarios

Volver al blog
banner Gestiona Radio

Publicidad

Últimas noticias

banner Gestiona Radio banner Gestiona Radio

SÍGUENOS EN +