PRESUPUESTO PARTICIPATIVO ¿UNA OPORTUNIDAD PERDIDA?

Fernando Montes

¿Se ha sabido transmitir a la sociedad la oportunidad que significa el tener un presupuesto participativo? La verdad es que, personalmente, creo que no; es más, me atrevería a decir que incluso entre algunos de los propios miembros del Consejo Vecinal no goza de mucha estima, y no lo digo por decir, me remito a los datos de la escasa implicación y propuestas presentadas por los mismos, resultantes de los hasta ahora cinco procesos de presupuesto participativo realizados desde su creación.

El Presupuesto Participativo va mas allá de una presentación de propuestas y… ¡a ver si salen! Detrás de este proceso hay un trasfondo de democracia participativa, de creación de un espacio de comunicación entre el Ayuntamiento y los vecinos, intentando generar un espacio de reflexión colectiva en torno a las demandas y necesidades del municipio. Este proceso intenta crear una corresponsabilidad entre la ciudadanía, el personal técnico y los políticos y ser un instrumento para abrir la participación de los vecinos al Consejo Vecinal, más allá de los propios integrantes designados por las asociaciones de vecinos, al brindar la oportunidad de formar voluntariamente parte activa en las distintas comisiones que tutelan el proceso.

El Presupuesto Participativo otorga a la ciudadanía la capacidad de decisión sobre un porcentaje de las inversiones del municipio y que a lo largo de estos cinco procesos ha sido de un total de 1.803.967’5€  (mas allá del al menos 5% que marca el Autorreglamento) destinado a las propuestas presentadas por los vecinos, y si a alguien le parece poco, pues que lo compare con la cantidad destinada hasta que se puso en marcha este proceso de Presupuesto Participativo; no hace falta que hagan los cálculos, yo se lo digo, 0€.

Ahora que está en boga términos como Smart City, TIC, Big Data, DTI, PMUS, EDUSI, etc. etc. que el conjunto de la ciudadanía, en general, ve de una manera inconexa y un poco lejana del día a día, pero que en realidad conforman una nueva forma de gestionar nuestra sociedad, nuestras ciudades, creando un modelo de ciudad más eficiente, descarbonizada, accesible, con un metabolismo urbano sostenible y en el que lo social y participativo  juega un papel primordial  haciendo de nuestras ciudades, de sus espacios, lugares más amables, más agradables para vivir. ¿Sabían ustedes que en la concesión de los 10 millones de euros de los fondos Feder para la EDUSI (Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrador) de Benidorm, la memoria de actividades en cuanto a participación ciudadana del Consejo vecinal jugó un papel importante? Ahora que estamos en este punto, ¿vamos a dejar perder un activo participativo e integrador como es el Presupuesto Participativo?

Desde el Consejo Vecinal, se ha apostado por políticas inclusivas, participativas y en materia de escena urbana siempre buscando y apoyando soluciones que hicieran de nuestra ciudad una ciudad más amable con los vecinos, más grata para vivir, apostando por ganar espacios para los vecinos, por la peatonalización de la “almendra central” calles y plazas para pasear y disfrutar los vecinos, con más zonas verdes, defendiendo que además de tener un litoral marítimo, si nos girábamos nos daríamos cuenta que tenemos un litoral verde a nuestras espaldas, sin suburbios de transición y al alcance de la mano y ¡no éramos conscientes de él! Bueno, pues hoy en día se está poniendo en valor y creando un cinturón verde en torno a nuestra ciudad.

Estas actuaciones no han salido de la nada, son fruto del trabajo de unos técnicos municipales, de una sensibilización política… y de una participación ciudadana encarnada por el momento en el Consejo Vecinal, o ¿se creen ustedes que un buen día a un “iluminado” del Consejo Vecinal se le ocurrió que se debía seguir este camino? No, es fruto del análisis de los datos que se han ido obteniendo en gran parte a través de las propuestas de los vecinos presentadas en los Presupuestos Participativos, es fruto de las iniciativas propuestas por el Consejo Vecinal a la representación política y bajo la verificación de los técnicos municipales. Con esto no entiendan ustedes que el Consejo Vecinal es el actor más importante, no, ni mucho menos, pero una mesa con dos patas (técnicos y políticos) es bastante más difícil de sostener que una mesa con tres patas, añádanle ustedes la tercera pata, (los vecinos, la participación ciudadana), por el momento representados por el Consejo Vecinal, con sus fallos y aciertos (sabemos que todo, todo, es susceptible de mejora, si alguien se anima a mejorarlo, pues que salte al ruedo, que desde la barra del bar no vale para nada).   

Consciente de la dificultad de la plaza y siguiendo con términos taurinos, ¿saltamos al ruedo y seguimos toreando? O nos declaramos pastueños y adocenados y nos quedamos en casa.

Y vamos a por la sexta edición, mas difícil que las anteriores por las circunstancias que todos conocemos, con ciertas limitaciones participativas en las formas, en el fondo sustancialmente la participación de los vecinos sigue garantizada, erigiéndose este Consejo Vecinal, a través de su Comisión de Presupuestos, en garante del proceso del Presupuesto Participativo 2021.

No obstante desde el Consejo Vecinal se manifiesta la firme voluntad de retomar el formato que hasta el momento se venía utilizando, tan pronto la situación sanitaria lo permita, y en el que cualquier vecino tenía opción a participar de forma activa y voluntaria en las asambleas presenciales y comisiones, desactivadas circunstancialmente en el proceso para el año 2021.

Vecino, tú tienes la palabra, ¿vas a presentar propuestas y participar? o te vas a quedar en casa. En tus manos está el que el Presupuesto Participativo de Benidorm, siga siendo una realidad o se convierta en una oportunidad perdida. 

Etiquetas

Publicidad
banner Gestiona Radio

Comentarios

Volver al blog

SÍGUENOS EN +