La nueva “Rivista di studi pliniani” nombra al director de Vilamuseu miembro de su comité científico

La nueva “Rivista di studi pliniani” ha nombrado a Antonio Espinosa, director de Vilamuseu, miembro de su comité científico. La revista está dirigida por el historiador y escritor Alessandro Luciano, del Museo Archeologico Nazionale de Nápoles, y editada por Valtrend Editore. Su objetivo es avivar el debate internacional sobre la tradicional (y artificial) barrera entre las ciencias mal llamadas “exactas”, las humanísticas y el arte. El primer número aparecerá el próximo mes de mayo. 

En 2021 Luciano y Espinosa se reunieron en Nápoles con el director del Museo Archeologico Nazionale (MANN), Paolo Giulierini, para estudiar fórmulas de colaboración entre ambos museos. Desde entonces ha habido diferentes contactos con el MANN y con la asociación de recreación histórica de Pompeya Legio I Adiutrix, que desde hace años colabora en la difusión de Vilamuseu y del proyecto Bou Ferrer.

El nombre de “Estudios Plinianos” viene de los dos grandes científicos y escritores romanos, Cayo Plinio Segundo (llamado “el Viejo”, 23-79 d. C.) y su sobrino, Plinio “el Joven” (63-113 d. C.), ambos a la vez hombres de ciencias y de letras. Plinio El Viejo publicó una de las obras cumbre de la Antigüedad, la “Historia Natural”. Muy próximos a los emperadores de su época, los dos Plinios ostentaron altos cargos públicos. Plinio el Viejo era almirante de la Armada imperial de Occidente, en Cabo Miseno, junto a Nápoles, el año 79 cuando la erupción del Vesubio enterró Pompeya. Falleció durante la operación naval de rescate, como describe Plinio el Joven en una famosa carta. Plinio el Viejo era un enamorado de la naturaleza y la conservación del medio ambiente, hasta el punto que Alessandro Luciano, director de la revista, ha llegado a definirlo simpáticamente como “el Greta Thunberg de la Antigüedad”. 

Dado su carácter interdisciplinar, relacionado con el legado de los dos Plinios, la revista está dividida en cuatro secciones, dedicadas a Arqueología (especialmente marítima y militar) e Historia del Arte Antiguo; literatura antigua; ciencias naturales, ambientales y vulcanología; y antropología. Todas estas disciplinas han bebido durante siglos de los escritos de ambos personajes. 

La elección de Antonio Espinosa se debe a diferentes motivos: el prestigio internacional de Vilamuseu como museo accesible y sostenible; el extraordinario patrimonio antiguo de la Vila Joiosa, la Allon romana, una ciudad portuaria declarada municipium solo 5 años antes de la erupción del Vesubio, y que posee el único campamento militar romano (castra) documentado hasta ahora en la Comunidad Valenciana; o la estrecha relación entre el pecio Bou Ferrer y Nápoles, en cuyos astilleros fue construida y que navegó en vida de los Plinios. Además, su cargamento era propiedad de Nerón, del cual son bien conocidas sus apariciones en público para cantar en el teatro de Nápoles, una ciudad predilecta de este emperador. 

Este vínculo continuó en épocas posteriores: sabemos que en el siglo XVIII peregrinos de Nápoles comenzaban el Camino de Santiago desde la Vila Joiosa; no en vano, esta ciudad y su Reino formaron parte de la Corona de Aragón y Española entre los siglos XV y XVIII.

Fotografía: de izq. a dcha., el director de la Revista di Studi Pliniani, el presidente de la Ass. Cult. Legio I Adiutrix de Pompeya, el director del MANN y el director de Vilamuseu, en noviembre de 2021 en Nápoles.

Etiquetas

Publicidad

Comentarios

Volver al blog

SÍGUENOS EN +